fbpx

Consejos de cuidado personal para la salud de adolescentes y adultos jóvenes

11 consejos que promueven la salud de los jóvenes

Los adolescentes y los adultos jóvenes de hoy están más estresados, ansiosos, deprimidos y más solos que nunca.

Nadie conoce realmente la causa raíz, pero parece ser una tormenta perfecta de varios factores. Si bien muchos expertos han apuntado a las redes sociales y digitales como las culpables, los datos no respaldan esto como la única o incluso la más importante fuente del problema. Las preocupaciones adicionales que molestan a la Generación Z y a los millennials incluyen preocupaciones sobre su futuro, desde el cambio climático hasta la incertidumbre económica y laboral; preocupaciones sobre la imagen; presiones académicas para alcanzar o superar la perfección; y estar sobrecargado con demandas para “hacerlo todo”: escuela, servicio comunitario, deportes, artes, familia y actividades religiosas, etc. Otros se sienten atraídos por la interminable variedad de convincentes series de televisión o videojuegos, que a menudo son para jugar sin necesidad de compañía.

La Generación Z y los millennials también se están volviendo más conscientes de los desafíos de salud mental, particularmente su propia ansiedad y depresión. Y lo más aterrador es que la depresión y el suicidio van en aumento y han alcanzado un máximo histórico. Dada la situación, es necesario saber cómo los jóvenes pueden cuidarse a sí mismos y hacer frente a las muchas tensiones que enfrentan.

Aquí damos a conocer algunos tips que se pueden implementar para promover el bienestar personal:

1. Sacar tiempo:

Este es el prerrequisito básico para casi todas las formas de cuidar de uno mismo. Se necesita tiempo tener una rutina diaria. No siempre es fácil reservar tiempo con todo lo que sucede en la vida, pero es necesario aprender a incluirlo en el horario.Si se empieza ahora, se convertirá en un hábito. Muchas de las actividades a continuación no requieren mucho tiempo; algunas solo toman de 15 a 20 minutos en el día. Es la regularidad lo que cuenta.

2. Meditar:

Se ha demostrado que la meditación consciente cambia la estructura y función del cerebro, y es una manera fabulosa de promover la relajación mientras reduce la ansiedad, la depresión y el estrés. Se puede aprender en persona con un experto o en línea (hay muchos videos instructivos de YouTube o aplicaciones para teléfonos inteligentes). ¡Esto es algo que se puede hacer en cualquier momento, en cualquier lugar, cuando lo necesites!

3. Yoga:

El yoga y otros tipos de métodos orientales de actividad física implican estiramientos, mejorar la flexibilidad, conectar la mente y el cuerpo, los cuales son útiles para la reducción del estrés y el bienestar, y se han utilizado ampliamente durante miles de años. La mejor manera de aprender Yoga es con la ayuda de un profesional, pero también se puede hacer a través de videos en línea.

4. Ejercicio:

Se puede hacer ejercicio de muchas formas. Hay entrenamiento para la fuerza, la resistencia y la actividad aeróbica (hacer que el corazón se acelere). Pero simplemente caminar 3 kilómetros al día es un gran ejercicio, ¡y además puedes disfrutar de aire libre! El ejercicio no solo contribuye a estar en buena forma física, sino que es una forma natural de ayudar a disminuir la depresión y la ansiedad.

5. Dormir:

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero la falta de sueño es perjudicial para el pensamiento de una persona y su estado físico y emocional. La mayoría de los jóvenes necesitan de ocho a nueve horas de sueño reparador para funcionar de la mejor manera. No es fácil hacer encajar esto en una vida llena de actividades académicas, sociales y recreativas, pero dormir bien tiene una gran recompensa. Se recomienda tratar de tener un horario de sueño lo más regular posible y, por lo general, el “reloj biológico” recordará cuándo dormir y despertar.

6. Desarrollar la creatividad:

Elegir una salida creativa para transmitir los pensamientos y sentimientos. Esto podría ser escribir un diario, escribir poesía, pintar o dibujar, hacer fotografías, bailar o tocar música. La clave aquí es canalizar el estado emocional a través de una forma de arte. Si bien algunos pueden optar por hacer esto en serio y tomar lecciones, hacerlo por sí mismo también funciona. ¡No importa alcanzar la perfección! Simplemente sumergirse en las artes creativas puede evitar pensamientos y sentimientos adversos.

7. Jugar con una mascota:

Las mascotas son las mejores aliadas a la hora de fomentar el cuidado personal. Abrazar a una mascota, cuidarla y sentir su amor incondicional es algo que rara vez se experimenta de manera tan constante.

8. Reunirse y hablar con amigos:

Las investigaciones han descubierto que reunirse con compañeros y hablar sobre lo que está sucediendo, incluidos los eventos pasados ​​que aún se están procesando, previene el agotamiento y promueve el bienestar. Las conexiones grupales son muy importantes para fomentar la resiliencia y liberar sustancias químicas en el cerebro que apoyan el bienestar. Y las actividades no tienen por qué ser solo conversaciones, pueden hacer cosas como hacer proyectos de arte juntos, jugar juegos de mesa o practicar algún deporte juntos, todo funciona. Y a pesar de la presión de tener una gran cantidad de “amigos” o “seguidores”, solo se necesitan unos pocos amigos especiales para marcar una gran diferencia en la vida.

9. Apreciar la naturaleza:

Hay una razón por la que admiramos los parques, vías fluviales y playas. Como no disfrutar de un gran amanecer o atardecer, hacer una caminata escénica, montar bicicleta en un parque, o simplemente dar un paseo por el vecindario. Hay algo en la relación con el aire libre que hace muy bien al ser humano, por eso se debe tratar de tener unos minutos para poner en pausa las actividades y no ser molestados por las llamadas de trabajo u obligaciones.

10. Apagar el celular:

Es recomendable hacer esto al menos durante un momento del día, es difícil, en realidad no se necesita el celular constantemente como si fuera parte del ser humano. Se puede tomar un descanso, aunque sea solo una parte del día. Al principio puede ser difícil, y hasta sentir cierta abstinencia o ansiedad por no estar presente en lo que se cree que es crítico, pero detenerse y pensar ¿Cuántos mensajes, historias de Instagram u otras comunicaciones digitales son necesarios ver de inmediato? ¡Muy pocos! Una vez que se pruebe, es posible que se note lo refrescante descansar de las notificaciones constantes.

11. Hacer algo por alguien más:

El cerebro del ser humano está programado para dar. De hecho, las sustancias químicas que libera el cerebro durante el proceso de dar son mucho más gratificantes que cuando se reciben regalos. Unirse a esfuerzos locales incluso pequeños, como en centros y/o comedores comunitarios, centros de vida geriátrica, hospitales infantiles o programas extracurriculares, fomentan la sensación (y la realidad) de que se está teniendo un impacto positivo en la vida de otra persona.

En pocas palabras: en todo momento se necesitan formas para ayudar a mantener nuestra capacidad de afrontar las situaciones. Las técnicas de autocuidado son fundamentales para prevenir el estrés antes de que ataque, y son fundamentales para mantener el equilibrio en tiempos difíciles.

 

Si tienes alguna inquietud, consulta con nosotros.

Contamos con los mejores profesionales de la salud listos para atenderte cuándo y dónde lo necesites.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.