fbpx

Enfermedades cardíacas. Signos de alerta.

7 síntomas de enfermedades cardíacas para tener en cuenta

Muchos de nosotros sufrimos un poco de acidez después de disfrutar de nuestro plato favorito y todos hemos sentido que nuestro corazón se acelera y nuestra respiración se vuelve pesada después de subir escaleras muy largas. Pero ¿síntomas como estos pueden ser signos de que está sucediendo algo más grave? ¿qué pasa con síntomas como opresión en el pecho o palpitaciones? ¿Es algo pasajero? ¿O una señal temprana de problemas cardíacos?

Por sí solas, las experiencias ocasionales como estas probablemente no sean motivo de preocupación. Pero cuando experimentas cosas que parecen fuera de lo común con regularidad, vale la pena prestarles atención.

En Colombia más de 60 mil personas sufren alguna afectación cardiovascular. Comprender los factores de riesgo, las señales de advertencia tempranas y los síntomas de enfermedades cardíacas que comúnmente se pasan por alto pueden ayudarte a ti y a tu médico a reconocer los problemas con anticipación.

Entonces, ¿de qué necesitas estar pendiente? A continuación, damos a conocer siete síntomas y signos claves de las enfermedades cardíacas a los que debes estar atento.

1. Dolor o presión en el pecho (angina):

El dolor o la presión en el pecho pueden ser dos de las primeras cosas que vienen a la mente cuando piensas en problemas cardíacos. Y tienes razón: estos síntomas pueden ser señales de advertencia de un ataque cardíaco y no deben ignorarse.

El dolor o la presión que aparece y desaparece regularmente después de unos minutos a menudo se conoce como angina y es causado por la reducción del flujo sanguíneo al corazón. La angina de pecho es relativamente común, pero se siente diferente para todos. Por ejemplo:

Algunas personas comparan su malestar con la acidez estomacal o la indigestión, mientras que otras pueden sentir opresión en el pecho, hormigueo, entumecimiento o simplemente una sensación inusual.

Los signos de angina de pecho también pueden diferir entre hombres y mujeres. Por ejemplo, las mujeres a menudo informan un dolor agudo en el pecho, mientras que los hombres dicen que sienten presión en el pecho.

Es posible que la incomodidad no comience ni se detenga en tu pecho. También es posible que sientas dolor, presión, hormigueo o entumecimiento en la espalda, el cuello, la mandíbula, los brazos y otras áreas cercanas.

Es posible que el dolor o la presión en el pecho o la parte superior del cuerpo no sean lo único que sientas. También puedes sentirte mareado o sin aliento.

Hay dos tipos de angina: estable e inestable. La angina estable es más predecible y dura poco tiempo. Por ejemplo, es más probable que cuando hagas ejercicio, subas escaleras o te sientas estresado, experimentes angina. La angina inestable, por otro lado, puede aparecer inesperadamente, sentirse más intensa, durar más de unos pocos minutos y requerirá atención médica.

Si experimentas regularmente alguno de estos síntomas extraños, no te demores en recibir la atención médica necesaria. Agenda una cita a través de la app Gehnios para hablar de ello con tu médico. Juntos, es posible que puedan detectar los síntomas antes de que se conviertan en un problema.

 

2. Dificultad para respirar recurrente con o sin esfuerzo:

La dificultad para respirar, que también se llama disnea, es un síntoma de enfermedad cardíaca que puede pasarse por alto fácilmente.

Por un lado, la dificultad para respirar puede ocurrir sin otros síntomas como dolor en el pecho, particularmente en mujeres. Además, la dificultad para respirar puede sentirse diferente para todos y ocurre en diferentes circunstancias, por lo que puede resultar difícil de describir. Por ejemplo, la dificultad para respirar puede tomar la forma de:

  • Una tos que no desaparece
  • Sentirse constantemente sin aliento durante las actividades habituales
  • No poder recuperar el aliento, ya sea que estés descansando o realizando una actividad
  • Opresión en el pecho
  • Falta de aliento cuando te acuestas y que mejora cuando te sientas

Desde una afección de fácil manejo hasta problemas cardiovasculares más graves como enfermedades cardíacas o arritmias, abordar tempranamente los problemas respiratorios pueden brindarte más opciones de tratamiento, un alivio más rápido y ayudar a prevenir problemas futuros.

3. Patrones de palpitaciones cardíacas, como palpitaciones o latidos cardíacos saltados:

Una extraña pulsación en tu pecho, un latido perdido, una sensación de carrera repentina, son ejemplos de palpitaciones cardíacas. Cuando experimentas estas palpitaciones cardíacas, te sientes más consciente de lo habitual de los latidos de tu corazón.

Pero ¿Cómo se siente un latido o palpitación del corazón?, estas sensaciones generalmente no son dolorosas, pero seguro que se sienten extrañas. Puedes sentir que los latidos de tu corazón se aceleran o que tu corazón se salta un latido. También puedes experimentar palpitaciones extrañas debido a un latido cardíaco acelerado o un latido cardíaco lento, o los latidos de tu corazón pueden sentirse pesados ​​en tu pecho.

Una palpitación ocasional, un latido cardíaco o un latido saltado es normal; incluso los corazones sanos lo hacen de vez en cuando. Pero si las palpitaciones del corazón parecen aparecer y desaparecer con cierta regularidad, es una buena idea anotar sus síntomas, cuándo es más probable que ocurran, y hablar con tu médico.

Por ejemplo, ¿experimentas palpitaciones cardíacas extrañas cuando estás acostado o sentado? ¿Ayuda cambiar de posición? ¿O sientes un aleteo en el pecho cuando haces ejercicio o puede suceder también cuando estás en reposo?

Entonces, ¿qué causa estás palpitaciones del corazón? Puede haber varias explicaciones. Las palpitaciones cardíacas recurrentes pueden estar relacionadas con arritmias cardíacas como taquicardia, bradicardia o fibrilación auricular, las cuales pueden tratarse fácilmente y manejarse de manera efectiva.

 

4. Cansancio constante (fatiga):

Todos tenemos días en los que nos movemos un poco más lento o sentimos que no dormimos lo suficiente la noche anterior. Pero cuando sentirse cansado ya no es algo que ocurre de vez en cuando, es importante que se tome en serio lo que se siente.

Generalmente, la fatiga es una sensación de estar constantemente cansado o de no tener la energía para realizar las rutinas diarias. Por lo general, puedes identificar la fatiga haciéndote estas preguntas:

  • ¿Estás más cansado de lo que solías estar?
  • ¿Tienes menos energía para realizar actividades cotidianas como subir escaleras, caminar por el mall o lavar la ropa?
  • ¿Estás evitando la actividad física, tal vez sin siquiera darte cuenta?

Si bien es posible que sientas que el cansancio constante no es un gran problema, es importante tomárselo en serio. Especialmente junto con otros síntomas cardiovasculares que ya hemos mencionado aquí, la fatiga puede ser una señal de que tu corazón no está funcionando como debería, lo que puede indicar problemas cardíacos más graves u otra afección subyacente, como problemas de tiroides.

 

5. Mareos o aturdimiento:

Desde fuertes migrañas hasta levantarse demasiado rápido, los mareos y el aturdimiento pueden ocurrir por una variedad de razones. Pero cuando ocurre con mayor frecuencia, puede ser un signo de una afección de salud subyacente, incluida una enfermedad cardíaca.

En pocas palabras, cuando tu corazón no bombea sangre de manera eficaz, tu presión arterial puede bajar. Y cuando esto sucede, puedes sentirte mareado o aturdido.

El mejor curso de acción es hablar con tu médico lo antes posible sobre los síntomas, tu historial médico y las posibles causas. De manera similar a los otros síntomas de los que hemos hablado, no querrás demorarte en buscar atención médica. Realizar un chequeo más temprano que tarde puede ayudar a detectar cualquier problema de salud más rápidamente y ayudar a prevenir problemas futuros.

6. Hinchazón inexplicable, especialmente alrededor de las piernas, los tobillos o los pies:

La hinchazón es la respuesta natural del cuerpo a la inflamación o la acumulación de líquido. Desde los bultos que pican que dejan las picaduras de mosquitos hasta el dolor y la opresión en un área lesionada, la hinchazón puede ser causada por una variedad de afecciones diferentes.

Pero si notas que algunas áreas de tu cuerpo se están agrandando, especialmente las piernas, los tobillos o los pies, y no puedes vincularlo a una afección, medicamento o lesión conocida, no lo ignores.

La hinchazón puede ser solo un poco molesta e impedir ciertas acciones como no poder ponerte los zapatos. Sin embargo, también puede ser doloroso. La hinchazón puede hacer que tu piel sea más sensible y tiende a empeorar al final del día o cuando se está de pie durante mucho tiempo.

La buena noticia es que existen tratamientos, como las medias de compresión, que pueden ayudar a reducir o controlar la hinchazón. Pero también deberías descubrir y tratar la causa raíz, con acompañamiento de un profesional de la salud Gehnios.

 

7. Aumento de peso repentino:

Es normal que tu peso fluctúe entre un par de libras durante el transcurso de un día. Pero si de repente aumenta varios kilos rápidamente, como en un período de 24 horas, es posible que tu cuerpo esté reteniendo líquidos.

Es posible que tu aumento de peso no sea visible, especialmente si no has notado ninguna hinchazón. Pero puedes sentirte hinchado o experimentar otros síntomas como un aumento de la presión arterial o dificultad para respirar.

Debes informar a tu médico si notas un aumento de peso repentino, y también debes comenzar a controlar tu peso día a día. En términos generales, aumentar y retener 1 kg en un día o 2 kg y un poco más durante la semana puede indicar un problema subyacente.

Conoce los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas.

La enfermedad cardíaca puede afectar a cualquier persona. Pero si experimentas uno o más de los síntomas anteriores, debes tomarte el tiempo para saber si tiene ciertos factores de riesgo que te harían más propenso a desarrollar problemas cardíacos. A continuación, algunos factores de riesgo a tener en cuenta:

  • La presión arterial alta (hipertensión), el colesterol alto y el tabaquismo están asociados con enfermedades cardíacas.
  • Los altos niveles de estrés, el consumo excesivo de alcohol, no hacer ejercicio con regularidad y comer demasiada grasa, sal o azúcar ejercen una presión adicional sobre tu corazón.
  • Algunas personas tienen antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, por lo que pueden tener un mayor riesgo de desarrollar problemas cardíacos.

No esperes a ver otra señal: consulta con tu médico sobre los síntomas de tu enfermedad cardíaca.

Si notas uno o más de estos siete síntomas, entonces el mejor lugar para comenzar es concertar una cita con uno de nuestros médicos para que revisen y examinen tu corazón.

Nuestros médicos pueden ayudarte a desarrollar el bienestar de tu corazón trabajando de la mano contigo para crear un plan de tratamiento personalizado. Y si necesitas la ayuda de un especialista, en Gehnios contamos con los profesionales idóneos para tu caso.

No hay duda de que los síntomas de una enfermedad cardíaca pueden ser preocupantes, especialmente si no estás seguro de qué hay detrás de ellos o cuáles son los próximos pasos. Pero en Gehnios tenemos a los mejores profesionales disponibles para ayudar a mantener tu corazón lo más saludable posible para que puedas vivir una vida plena.

 

Si tienes alguna inquietud, consulta con nosotros.

Contamos con los mejores profesionales de la salud listos para atenderte cuándo y dónde lo necesites.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.