fbpx

8 signos de alerta del cáncer de seno

¿Qué signos de cáncer de seno existen además de un bulto?

Una masa mamaria es solo uno de los posibles signos de cáncer de mama en hombres o mujeres. El cáncer de seno puede causar varios cambios adicionales en la piel dentro y alrededor del seno.

En algunos casos, el cáncer de seno puede no causar algún síntoma, pero un médico identificará una masa en una mamografía. La detección del cáncer de seno, según lo recomendado por un médico, puede ayudar a detectar esta afección en su etapa más temprana y tratable.

A continuación compartimos contigo algunos posibles signos y/o síntomas del cáncer de seno que pueden ocurrir sin un bulto notable en el seno.

Algunos de estos síntomas también pueden tener una causa subyacente no cancerosa. Sin embargo, si tienes alguno de estos síntomas debes consultar con tu médico, en caso de que sea necesario realizar pruebas para detectar afecciones no cancerosas y cancerosas.

 

1. Cambios en la textura de la piel:

El cáncer de seno puede causar cambios e inflamación en las células de la piel que pueden conducir a cambios en la textura. Los ejemplos de estos cambios de textura incluyen:

  • Piel escamosa alrededor del pezón y la areola, como si la piel estuviera quemada por el sol o extremadamente seca.
  • Engrosamiento de la piel en cualquier parte del seno.
  • Estos cambios también pueden causar picazón, que las personas suelen asociar con el cáncer de seno, aunque no es común.

Estos cambios en la piel pueden ser sintomáticos de un tipo raro de cáncer de seno llamado enfermedad de Paget.

Los cambios en la textura también pueden ocurrir como resultado de afecciones benignas de la piel, como dermatitis y eccema.

 

2. Secreción del pezón:

Una persona puede observar secreción del pezón, que puede ser delgada o gruesa y puede variar en color de claro a lechoso a amarillo, verde o rojo.

Es normal que las personas que están amamantando tengan una secreción lechosa de los pezones, pero es recomendable consultar a un médico sobre cualquier otra secreción del pezón.

Aunque la mayor parte de la secreción del pezón no es cancerosa, puede significar cáncer de seno en algunas personas.

Otras posibles razones para la secreción del pezón incluyen:

  • Infecciones mamarias.
  • Un efecto secundario de las píldoras anticonceptivas.
  • Un efecto secundario de tomar ciertos medicamentos.
  • Variaciones en fisiología corporal
  • Ciertas afecciones médicas, como la enfermedad de la tiroides.

 

3. Dimpling:

Los hoyuelos de la piel a veces pueden ser un signo de cáncer de seno inflamatorio, un tipo agresivo de cáncer. Las células cancerosas pueden causar una acumulación de líquido linfático en el seno que conduce a la hinchazón, así como a la formación de hoyuelos o picaduras en la piel.

Los médicos llaman a este cambio en la apariencia de la piel “piel de naranja” porque la piel con hoyuelos se parece a la superficie de una naranja.

 

4. Cambios en los ganglios linfáticos:

Los ganglios linfáticos son pequeñas colecciones redondeadas de tejido del sistema inmunitario que filtran el líquido y capturan células potencialmente dañinas. Estos incluyen bacterias, virus y células cancerosas.

Si una célula cancerosa abandona el seno, el primer lugar al que viaja es la región de los ganglios linfáticos de la axila del mismo lado que el seno afectado. Esto puede provocar hinchazón en esta área.

Además de los ganglios linfáticos inflamados en la axila, una persona puede notarlos alrededor de la clavícula. Por lo general, se sienten como bultos pequeños, firmes e hinchados y pueden estar sensibles al tacto.

Sin embargo, el tejido linfático también puede cambiar debido a infecciones mamarias u otras enfermedades completamente no relacionadas.

 

 

5. Dolor en los senos o los pezones:

El cáncer de seno puede causar cambios en las células de la piel que provocan sensaciones de dolor, sensibilidad e incomodidad en el seno. Aunque el cáncer de seno a menudo es indoloro, es importante no ignorar ningún signo o síntoma que pueda deberse al cáncer de seno.

Algunas personas pueden describir el dolor como una sensación de ardor.

 

6. Retracción o inversión del pezón:

El cáncer de seno puede causar cambios celulares detrás del pezón. Estos cambios pueden hacer que el pezón se invierta y se invierta hacia adentro del seno, o puede verse diferente en términos de su tamaño.

La apariencia de los pezones a menudo puede modificarse durante la ovulación u otras partes del ciclo menstrual, pero las personas deben consultar a un médico sobre cualquier cambio nuevo en los pezones.

 

7. Enrojecimiento:

El cáncer de seno puede causar cambios en la piel que pueden hacer que parezca decolorada o incluso magullada. La piel puede ser roja o morada o tener un tinte azulado.

Si no has experimentado un trauma reciente en el seno para explicar estos cambios, debes consultar a su médico. También es vital buscar consejo médico si la decoloración mamaria no desaparece, incluso si el trauma fue la causa.

 

8. Hinchazón:

El cáncer de seno puede causar que se hinche todo el seno o un área del seno. Es posible que no haya un bulto distinto después de esta inflamación, pero el seno puede tener un tamaño diferente que el otro seno.

Aunque es posible que las personas tengan senos que tengan un tamaño ligeramente diferente en todo momento, esta hinchazón provocaría un cambio con respecto al tamaño de los senos habituales.

La piel también puede sentirse apretada debido a la hinchazón.

 

Cuando ver a un doctor

Las mujeres no deberían entrar en pánico o tener miedo cuando notan cambios en los senos. El envejecimiento, los cambios en los niveles hormonales y otros factores pueden provocar cambios en los senos a lo largo de la vida de una persona.

Sin embargo, las personas deben ser proactivas sobre su salud y visitar a un médico para determinar la causa de cualquier síntoma en los senos.

Cada uno de los ocho cambios enumerados anteriormente puede justificar una visita al médico, especialmente si estos cambios no parecen estar relacionados con uno de los siguientes:

  • El ciclo menstrual
  • Lesión
  • Enfermedad previa, como una infección mamaria

Un médico puede evaluar los síntomas, examinar el seno o los senos afectados y recomendar estudios adicionales si es necesario. Pueden sugerir una mamografía, ultrasonido, otras pruebas de imagen o análisis de sangre para descartar infección u otras causas potenciales.

Por eso, es muy importante que si notas algún cambio en tus senos por factores que desconozcas, consultes con un profesional. Recuerda que una detección a tiempo hace la diferencia.

 

En octubre, mes de sensibilización sobre el cáncer de mamá, Gehnios está contigo.

¡Consulta con nosotros! Seguro te vamos a ayudar.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.