fbpx

BENEFICIOS DE TOMAR DUCHAS CON AGUA FRÍA Y CALIENTE

¿Qué es más beneficioso? Una ducha con agua caliente que empañe los vidrios de nuestro baño o una ducha fría que haga despertar cada uno de nuestros sentidos? Aquí te contamos cuáles son los beneficios que le aportan a tu salud.

Beneficios del agua fría

  • Aumento de energía: la temperatura del agua, literalmente, despierta nuestros sentidos, lo que incide en la cantidad de energía que liberamos; en general otorga una sensación de rejuvenecimiento y frescura que nos acompaña por largo rato.
  • Ayuda a mejorar la respiración y la temperatura corporal: aunque cuando te cae el primer chorro de agua es normal que tu respiración se agite, respira hondo y de manera constante, y verás como el efecto se hace menor. Este ejercicio es perfecto para incorporarlo en tu día a día, porque tu cuerpo maneja mejor situaciones extremas o drásticas, además naturalmente tu cuerpo va a acoplarse a la temperatura del agua fría, acelerando sus funciones y metabolismo.
  • Mejora el sistema inmune: precisamente al acelerar el metabolismo tu cuerpo está más “alerta”, lo que incide en tus defensas y hace que el organismo esté listo para combatir de mejor manera a cualquier intruso que quiera atacarte como enfermedades y virus.
  • Piel y cabello saludable: contrario al efecto que produce el agua caliente, las duchas con agua fría mantiene el brillo natural de la piel, por tanto hacen que se vea y se sienta fresca y saludable, al igual que tu cabello.

Beneficios del agua caliente

  • Limpieza profunda: el agua caliente abre los poros de la piel de manera natural, lo que hace que puedas limpiar profundamente el sudor, sucio, grasa, etc. que puedas acumular durante el día.
  • Desintoxica tu cuerpo: gracias a que se abren tus poros también eliminas toxinas del cuerpo, esto es especialmente importante para las mujeres, ya que se ha demostrado que la temida celulitis es genera por la acumulación de toxinas en nuestro organismo, así que un baño con agua caliente puede ayudar a disminuir este efecto.
  • Descongestionante: el vapor y las altas temperatura son descongestionantes naturales, por lo que nos ayudará a aliviar los resfriados o gripe; y si al baño le sumas plantas o esencias como menta y eucalipto le estarás haciendo un gran favor a tu sistema respiratorio, especialmente a los senos nasales.
  • Dolores musculares: el agua caliente relaja tu cuerpo y con ello los músculos. Ante un dolor muscular o una larga jornada laboral, favorece mucho tomar un baño caliente.

Entonces… al final del día ¿con cuál te quedas?

Una mejor salud es una mejor vida.