fbpx
embarazo

Consejos para tener un embarazo saludable

12 maneras de mantenerse saludable durante el embarazo

Una obstetra del Hospital Brigham and Women (BWH), Audra Meadows, MD, MPH pasa gran parte de su tiempo aconsejando a las mujeres sobre cómo optimizar su salud antes, durante y después del embarazo para prevenir el bajo peso al nacer y otros problemas. 

Aquí hay 12 consejos de la Dra. Meadows para ayudar a asegurar un embarazo saludable y un bebé saludable.

 

  1. Come bien

Tener una dieta saludable es especialmente importante para las mujeres embarazadas. Tu bebé necesita alimentos saludables, no azúcar y grasas. Come muchas frutas y verduras coloridas, granos integrales, alimentos ricos en calcio y alimentos bajos en grasas saturadas.

 

  1. Obtén tus vitaminas

Asegúrate de obtener suficiente ácido fólico y calcio. Puedes obtener estas y otras vitaminas y minerales necesarios de los alimentos y un multivitamínico estándar. Las espinacas, las naranjas, el brócoli y los frijoles son ricos en ácido fólico. La leche, el yogur y las espinacas están llenas de calcio. Sin embargo, un multivitamínico prenatal diario puede ayudar a asegurar que obtengas la cantidad correcta. Pregúntele a tu médico acerca de tomar una vitamina prenatal diaria.

 

 

  1. Mantente hidratado

El cuerpo de una mujer embarazada necesita más agua de lo normal. Apúntate a ocho o más tazas por día.

 

  1. Atención prenatal adecuada

Las mujeres deben recibir atención prenatal regular de un profesional de la salud. Las madres que no reciben atención prenatal regular tienen muchas más probabilidades de tener un hijo con bajo peso al nacer. Si es posible, considera la atención prenatal grupal.

 

Embarazo OMS

  1. Evita ciertos alimentos

Hay ciertos alimentos que las mujeres deben evitar comer durante el embarazo. No comas: carnes crudas o raras, hígado, sushi, huevos crudos (también en mayonesa), quesos blandos (feta, brie) y leche no pasteurizada. Los productos animales crudos y no pasteurizados pueden causar intoxicación alimentaria. Algunos pescados, incluso cuando se cocinan, pueden tener un alto contenido de mercurio.

 

  1. No bebas alcohol

Las mujeres no deben beber alcohol antes y durante su embarazo y durante la lactancia. Beber alcohol aumenta el riesgo de tener un bebé con trastorno del espectro alcohólico fetal (FASD). FASD puede causar características faciales anormales, discapacidades de aprendizaje severas y problemas de comportamiento.

El alcohol puede afectar la salud de un bebé en las primeras etapas del embarazo, antes de que una mujer sepa que está embarazada. Por lo tanto, las mujeres que pueden quedar embarazadas tampoco deben beber alcohol.

 

  1. No fumes

Fumar no es saludable para ti y tu hijo por nacer. Aumenta el riesgo de SMSL (síndrome de muerte súbita infantil), nacimientos prematuros, abortos espontáneos y varios otros resultados no saludables.

 

  1. Muévete

El ejercicio diario es excelente para la mayoría de las mujeres embarazadas. Consulta con tu médico para saber cuánta actividad física sería adecuada para ti.

 

  1. Vacúnate contra la gripe

La gripe puede enfermar gravemente a una mujer embarazada, así que pregúntale a tu médico acerca de vacunarse contra la gripe.

 

  1. Duerme lo suficiente

Dormir bien (de 7 a 9 horas) es importante para ti y tu bebé. Intenta dormir sobre tu lado izquierdo para mejorar el flujo sanguíneo hacia ti y tu hijo.

 

  1. Reduce el estrés

Reducir el estrés es crucial para mejorar los resultados del parto. Las mujeres embarazadas deben evitar, tanto como puedan, situaciones estresantes. Recluta a tus seres queridos para que te ayuden con esto.

 

  1. Elige el momento adecuado para quedar embarazada

“Si eliges quedar embarazada en un momento en que sabes que estás más saludable, eso aumenta sus posibilidades de tener un embarazo y un parto saludables”,dice la  Dra. Meadows.

Esto no solo significa que las mujeres deben asegurarse de que estén saludables antes de quedar embarazadas, sino que también deben considerar su edad antes de quedar embarazadas. Las madres que tienen hijos temprano en la vida (antes de los 16 años) o tarde en la vida (mayores de 40) tienen un mayor riesgo de tener un parto prematuro. Además, las mujeres que quedan embarazadas nuevamente demasiado pronto (menos de 18 meses entre nacimientos) son aún más propensas a tener un hijo prematuro.

Si estás en embarazo no olvides la importancia del seguimiento prenatal. Consulta con tu médico cualquier inquietud que tengas en esta etapa, recuerda que no solo es tu salud si no la de tu hijo que está por nacer. Consulta con un profesional:

¡Consulta con nosotros! Seguro te vamos a ayudar.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.