fbpx

Consejos útiles de salud que siempre te ha dado mamá

9 consejos de salud que mamá dice y que nunca estarán de más

En el mes de mayo se celebra al ser más especial de la casa, mamá, esa mujer que da la vida y que a través de los años sigue preocupándose cada segundo por el bienestar de todos los que conforman el núcleo familiar, por eso hay que reconocer algunos de los consejos de salud que mamá dice y que podrían ayudarte a mantener una vida saludable.

Gracias a las reconocidas “cantaletas” que mamá nos repitió desde niños, muchos han adquirido hábitos que resultan ser muy útiles a la hora de mantener una buena salud.

Recordemos algunos de esos tips de mamá y por qué siguen vigentes:

1. Lávate las manos: 

Lavarse las manos es la primera línea de defensa en contra de virus y bacterias, esto evita la propagación de muchas enfermedades, desde un simple resfriado hasta enfermedades más complejas como la meningitis, bronquitis, hepatitis A y por supuesto, el COVID-19.

Se estima que solo una de cinco personas lava sus manos después de ir al baño, la Sociedad Estadounidense de Microbiología (ASM), por sus siglas en inglés, realizó un estudio en 2005 acerca de los hábitos del lavado de manos y estos son algunos de los resultados:

  • Solamente el 83% de los adultos lava sus manos después de ir al baño.
  • El 32% de las personas no lavan sus manos después de estornudar o toser.
  • Y solo el 42% de los encuestados dijo que se lava las manos después de haber acariciado a su mascota.

Para poner fin a la propagación de los gérmenes es necesario lavar las manos por al menos 20 segundos con agua y con jabón, de esta manera se reducen hasta en un 50% las diarreas infantiles y 25% las infecciones respiratorias.

2. Aplícate bloqueador solar:

Las madres siempre están pendientes de proteger la piel haciendo uso  bloqueadores que ayuden a crear una barrera contra los rayos ultravioleta, esto se debe a que la piel de los niños es inmadura y no puede protegerse por sí misma de los rayos provenientes del sol y demás fuentes de luz que pueden producir quemaduras e insolaciones y pueden hacer más altas las posibilidades de sufrir cáncer de piel.

Según una encuesta realizada por el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, solo el 5% de la población utiliza la cantidad necesaria de bloqueador solar y el 23% no sabe si el índice de protección que usa es el correcto para su piel.

3. Lávate los dientes:

El cepillado de dientes tiene como objetivo evitar que las bacterias potencialmente patógenas maduren y se desarrollen con el tiempo. Cepillar los dientes evita caries, inflamación de encías y los molestos dolores dentales.

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de Colombia (INS), la caries es la afección dental que se presenta con mayor prevalencia en las encuestas nacionales. La enfermedad se presenta en mayor proporción en personas entre 19 y 44 años, seguida de niños entre los 5 y 14 años, por otro lado, este grupo de patologías fue más frecuente en el sexo femenino.

4. No comas tan rápido:

Mamá siempre insiste en comer despacio y masticar bien, puesto que los niños suelen querer terminar de comer rápido para poder salir a jugar o ver televisión. Pero esto tiene una razón de ser y es que con esta pequeña acción se desarrolla la mandíbula, se fortalecen las encías, se mantienen los dientes sanos y se evitan los riesgos de asfixiarse con los alimentos.

Cuando comemos a un ritmo más tranquilo podemos beneficiarnos de muchas maneras como favorecer la digestión, la absorción de nutrientes, se evitan los gases, el hipo y la sensación hinchazón.

Comer pausada y conscientemente permite percibir antes la señal de la hormona de la saciedad, este simple gesto reduce la ingesta calórica y favorece al proceso de pérdida de peso.

5. Bájale a la música:

Una de las frases típicas de mamá es “baja el volumen antes de que te quedes sordo”, esto es porque los ruidos fuertes de la música, u otras fuentes, pueden causar la perdida temporal o permanente de la audición.

Un estudio de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL) mostró que jóvenes entre 12 y 35 años hacen un uso exagerado de las auriculares y audífonos. Anteriormente la edad de desarrollo de pérdida auditiva estaba alrededor de los 60 años, ahora, debido a los usos inapropiados y a demás factores como la contaminación auditiva, la media de edad para manifestar pérdida de audición ha bajado a los 40 años.

Por otro lado, podría desarrollarse tinnitus, término médico para referirse al zumbido en los oídos, generalmente esto se soluciona con una buena noche de sueño, pero el daño podría llegar a ser permanente de seguir exponiéndose a ruidos fuertes regularmente.

6. No te pegues al televisor:

Aunque ningún estudio ha demostrado que acercarse mucho al televisor tiene un efecto negativo permanente en nuestros ojos, lo cierto es que, si puede generar fatiga y resecamiento ocular, dolores de cabeza y visión borrosa, estos síntomas no son permanentes y se pueden solucionar dándole un descanso a la vista.

Por otro lado, el consumo de mucha televisión puede ser uno de los causantes de los hábitos sedentarios en las personas.

7. Cómete las frutas y las verduras:

Gracias a las madres, desarrollamos hábitos saludables de alimentación, pues las frutas y verduras, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son una fuente de fibras importantes para mejorar la salud en general y reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades, como cardiopatías y algunos tipos de cáncer.

El consumo regular de frutas y verduras garantiza la ingesta de vitaminas, minerales, fibras alimentarias, nutrientes esenciales y antioxidantes, a su vez, ayuda a reducir los niveles de colesterol, mejora el tránsito intestinal, ayudan con las funciones antivirales, antibacterianas y desintoxicantes.

8. Es hora de dormir:

Ella lo sabe: dormir bien es sinónimo de salud. Al igual que la alimentación el sueño es vital para la supervivencia, los expertos creen que mientras se duerme el cerebro realiza labores de clasificación y almacenamiento de la información, reabastece las sustancias químicas y resuelve los problemas.

La cantidad de horas que se necesitan depende mucho de la edad de la persona, los bebés necesitan de 14 a 15 horas de sueño, los niños necesitan de 10 a 12 horas de sueño, y los adultos necesitan de 7 a 8 horas de descanso en la noche.

Estudios demuestran que no dormir las horas necesarias durante una noche puede hacer que una persona se sienta malhumorada y torpe, después de dos días sin dormir el cerebro encontrará dificultad para hacer tareas básicas como pensar y tomar decisiones, después de cinco días la persona empezará a tener alucinaciones.

El Sleep and Performance Research Center de la Universidad Estatal de Washington midió la calidad y velocidad de respuesta de un individuo después de un día sin dormir y se llegó a la conclusión de que la privación de sueño tiene sus consecuencias: permanecer despierto durante 24 horas produce la misma discapacidad que tres whiskies tomados en una hora.

9. Estudia:

Como si se tratara de un músculo, al cerebro hay que ejercitarlo constantemente, se ha demostrado científicamente que las personas que se mantienen activas física e intelectualmente tienden a tener una mejor calidad de vida, son más independientes, se relacionan mejor y tienen mayor iniciativa.

Los neurólogos recomiendan mantener al cerebro ocupado en tareas intelectuales útiles, el estudio permanente y a mantener el placer de aprender por aprender, todo esto repercute favorablemente sobre el desarrollo de las demencias, ralentizando el grado y la profundidad de las estas.

 

Si tienes alguna inquietud, consulta con nosotros.

Contamos con los mejores profesionales de la salud listos para atenderte cuando y donde lo necesites.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.