fbpx

Gastroenteritis en menores

12 cosas que debes saber sobre la gastroenteritis en los niños

Es la mitad de la noche, estás profundamente dormido, o lo estabas, te despiertas un poco con un susurro y cuando casi te vuelves a dormir escuchas una vocecita, te despiertas de golpe y con el corazón acelerado, luego, tu hijo repite claramente una de las frases más horribles que un padre puede escuchar en medio de la noche: “Acabo de vomitar”.

La gastroenteritis intestinal, caracterizada por vómitos y diarrea, comienza a infiltrarse en nuestras ciudades en temporada de vacaciones, por lo tanto, siempre es mejor estar preparado cuando esta amenaza ingrese a tu hogar.

 Aquí te dejamos algunas respuestas a las preguntas más comunes sobre la, también llamada, gripa estomacal:

1. ¿Por qué sucede?

La gastroenteritis también es conocida como gripe estomacal. Es causada por varios virus (como el norovirus) que atacan el revestimiento del tracto gastrointestinal  y pueden causar vómitos, diarrea y fiebre. Aunque muchas personas creen que la vacuna contra la gripe estacional les protegerá contra los parásitos del estómago, ese no es el caso. La vacuna contra la gripe provee protección contra la influenza, que es una enfermedad respiratoria y no una enfermedad gastrointestinal.

2. ¿Cuánto tiempo durará?

La mayoría de las enfermedades del estómago duran alrededor de 24 a 48 horas, siendo la peor parte las primeras 12 horas. La mayoría comienza primero con vómitos, seguidos de diarrea y algunas veces con fiebre. La buena noticia es que la gran mayoría de los niños en edad escolar pueden recuperarse de una deshidratación leve con bastante facilidad. El riesgo de deshidratación severa aumenta en bebés y niños pequeños que tienen menos masa corporal.

3. ¿Toda mi familia se va a enfermar?

Los virus del estómago son súper contagiosos, por lo que, la posibilidad de que esto ocurra es alta. Cuando se trata de evitar que la enfermedad se propague, la contención es fundamental. Si puedes, busca un lugar cómodo para que tu hijo descanse y que pueda estar lejos del resto de la familia. Es mejor tener el baño cerca con los productos de limpieza adecuados. Cuanto más puedas contener a la persona y los fluidos que expulsa, menores serán las posibilidades de que otros miembros de la familia se enfermen.

4. ¿Qué debo ofrecerle de beber?

La solución de rehidratación es la mejor para reemplazar las pérdidas de líquidos a medida que la enfermedad continúa. Se recomienda evitar el agua, la leche, la fórmula, los jugos o los refrescos durante la peor parte de la enfermedad. Está bien continuar amamantando en sesiones cortas y frecuentes.

5. ¿Qué debería comer?

Se cree en algunos lugares que los bananos, arroz, puré de manzana y tostadas son las “mejores” comidas durante las enfermedades estomacales debido a su naturaleza blanda. Aunque esos alimentos suelen ser bien tolerados, dicha dieta es innecesariamente restrictiva sin un beneficio real. No hay ninguna razón por la que los niños no puedan comer otro tipo de alimentos. La clave es ofrecer pequeñas cantidades de la comida deseada y nunca obligarlos a comer.

6. ¿Cómo debe comer y beber?

“Poco y frecuente” es el nombre del juego con cualquier ingesta. Por lo general, los niños mayores pueden autorregular los volúmenes de alimentos y líquidos a su nivel de comodidad, sin embargo, los bebés y los niños pequeños tienden a comer en exceso durante ese breve período de tiempo en el que se sienten bien después de enfermarse. Si un niño toma 5 onzas de líquido justo después de vomitar existe una alta probabilidad de que vuelva a vomitar. Ayúdalos a ayudarse a sí mismos ofreciéndoles pequeños volúmenes de líquido a la vez cada 20 minutos, aumentando el volumen y la frecuencia si ves que pueden retenerlos.

7. ¿Dejo que coma y beba lo que quiera?

No exactamente, aplica la “regla de los 20 minutos”. Después de que un niño ha vomitado, su sistema necesita un poco de tiempo para descansar antes de rehidratarse. Si comienza a rehidratarse inmediatamente después de un episodio de vómitos, es probable que lo vuelva a hacer. Para evitar esto, espera unos 20 minutos antes de ofrecerle una pequeña cantidad de bebida o comida. Luego, después de 20 minutos más, aumenta un poco el volumen, espera 20 minutos, vuelve a aumentar, y así sucesivamente. Para los niños menores de 3 años, comienza con 1 a 2 onzas de líquido, aumentando en 1 onza cada 20 minutos según la tolerancia. Para niños mayores de 3 años, comienza con 2 onzas.

8. ¿Qué pasa si le da fiebre?

Las bacterias gastrointestinales pueden ocasionar fiebre. Si tu hijo tiene fiebre, es mejor elegir acetaminofén, que es un poco más suave para el estómago, como reductor de fiebre.

Recomendamos consultar con nuestros médicos antes de ingerir o suministrar cualquier medicamento.

9. ¿Cómo limpiar un accidente que pueda ocurrir?

Si tu hijo no llega al baño a tiempo, el bicarbonato de sodio te ayudará. Vierte una gran cantidad de bicarbonato de sodio sobre el accidente, coloca una toalla y déjalo por unas horas. Eso debería dar tiempo para que el vómito se absorba en trozos que se puedan aspirar o recoger y así facilitar su extracción. Asegúrate de que todos los artículos de lavandería se mantengan separados y lávalos con agua caliente para un mejor saneamiento. Asegúrate de limpiar todo en el área del accidente, incluidos los interruptores de luz, las perillas de las puertas y los controles remotos. Recuerda usar guantes de goma cuando limpies y abrir la ventana para que entre aire fresco.

10. ¿Qué aspecto tiene un niño deshidratado?

La mayoría de los niños grandes pueden vomitar algunas veces sin tener demasiados problemas de deshidratación. Los niños más pequeños, sin embargo, pueden deshidratarse más rápidamente. Un niño deshidratado está agotado, se niega a beber, vomita repetidamente cada 10 a 20 minutos, no puede retener nada durante unas horas, llora sin lágrimas y tiene los labios y la boca secos. Esos son indicios de que tu hijo puede necesitar más ayuda. Es fundamental saber que no todos los vómitos son gripe estomacal. El vómito puede ser un hallazgo significativo en una variedad de enfermedades infantiles. Si tu hijo no responde a la rehidratación o tiene síntomas adicionales que te preocupan, debes consultar con un médico.

11. ¿Cuándo puede volver a la escuela o a actividades regulares?

No envíes a tu hijo a la escuela hasta que no haya tenido vómitos ni fiebre durante al menos 24 horas y las heces hayan vuelto a la normalidad. Algunos establecimientos educativos siguen una política sobre el regreso después de una enfermedad, investiga si es tu caso.

12. ¿Cómo puedo evitarlo?

Los desinfectantes de manos a base de alcohol no matan todos los parásitos estomacales. La prevención está en lavarse bien las manos con agua y jabón antes de comer y después de ir al baño, priorizar el descanso, comer bien, mantenerse alejado de las personas enfermas cuando se pueda y mantenerse al día con las vacunas. Sin embargo, a pesar de los mejores esfuerzos, las enfermedades gastrointestinales pueden aparecer rápidamente y, a menudo, de la nada, por lo que es mejor estar preparado. Tener acetaminofén, una solución de rehidratación, galletas saladas, sopa de pollo, desinfectantes y guantes de goma a mano durante la temporada de vacaciones te ayudarán si alguno de estos virus llega a tu casa.

 

En pocas palabras: las enfermedades gastrointestinales pueden dar miedo, pero con un poco de preparación y saneamiento, la mayoría de los niños se recuperan rápidamente.

Si tienes alguna inquietud, consulta con nosotros.

Contamos con los mejores profesionales de la salud listos para atenderte cuando y donde lo necesites.

Gehnios, Tu salud. Tu elección.