fbpx
Evita los infartos

CÓMO PREVENIR LOS INFARTOS A CUALQUIER EDAD

Tips para prevenir los infartos en cada etapa de tu vida

¡Nunca eres demasiado joven o demasiado viejo para cuidar tu corazón!

 

Prevenir infartosenfermedades cardíacas y/o cardiovasculares significa tomar decisiones inteligentes frente al  estilo de vida.

La falta de ejercicio, una mala alimentación y otros hábitos poco saludables pueden pasar factura unos años después. Todas las personas, sin importar la edad, deberían tener hábitos saludables para garantizar su salud cardiaca y así evitar en un futuro infartos o enfermedades. Es por esto, que a continuación te damos recomendaciones para cada etapa de tu vida.

 

Todos los grupos de edad:

No importa cuál sea tu edad, todos debemos tener una dieta saludable y una actividad física adecuada.

  • Elige un plan de alimentación saludable  eso ayudará a disminuir el riesgo cualquier enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Alimentos bajos en grasas saturadas, grasas trans y sodio. Como parte de una dieta saludable, coma muchas frutas y verduras, granos enteros ricos en fibra, pescado (preferiblemente pescado graso, al menos dos veces por semana), nueces, legumbres y semillas e intente comer algunas comidas sin carne. Selecciona productos lácteos bajos en grasa. Limita las bebidas azucaradas y las carnes rojas. Si eliges comer carne, selecciona los cortes más “delgado” posible.

  • Mantente físicamente activo. Puedes trabajar lentamente hasta por lo menos 2 horas y media de actividad física aeróbica de intensidad moderada (p. Ej., Caminar a pasoligero) cada semana – 1 hora y 15 minutos, actividad física aeróbica de intensidad vigorosa (p. Ej., Trotar, corriendo) o una combinación de ambos cada semana.

Además, en 2 o más días a la semana, necesitas actividades de fortalecimiento muscular que funcionen en todos los grupos musculares principales (piernas, caderas, espalda, abdomen, hombros y brazos). Los niños deben tener al menos 60 minutos de actividad todos los días.

 

En tus 20s:

Las cosas que haces, y no haces, son un indicio revelador de cuánto tiempo y qué tan bien vas a vivir, dijo Richard Stein, M.D. “No conozco a nadie que diga: “Me sentí mejor siendo sedentario.”

Es muy importante que busques  un médico y te hagas  exámenes de salud con regularidad. Las personas sanas también necesitan médicos. Habla con tu médico acerca de tu dieta, estilo de vida y controle su presión arterial, colesterol, ritmo cardíaco, azúcar en la sangre e índice de masa corporal.

  • Mantente físicamente activo. Es mucho más fácil mantenerse activo si  se comienza a una edad temprana. “Si estás acostumbrado a la actividad física, lo mantendrás”, dijo Stein
  • No fumes y evita el humo de segunda mano. Incluso la exposición al humo de segunda mano representa un grave peligro para la salud. De acuerdo con un informe del Cirujano General de los Estados Unidos, los no fumadores tienen hasta un 30 por ciento más de probabilidades de desarrollar infartos, enfermedades cardíacas o cáncer de pulmón debido a la exposición al humo de segunda mano en el hogar o el trabajo.

 

En tus 30s:

Muchas veces la vida adulta deja muy poco tiempo como para alcanzar a preocuparse por sus corazones y de pensar que todos estamos propensos a sufrir de infartos o enfermedades cardiovasculares. Sin embargo aquí hay 3 cosas que puedes poner en práctica.

 

  • Haz que la vida saludable sea un asunto de familia. Mantén hábitos saludables  para el corazón en tus hijos y también cosechará los beneficios. Pasen menos tiempo en el sofá y más tiempo en movimiento. Explora un parque cercano a pie o en bicicleta.
  • Conoce tu historia familiar. Arma tu árbol genealógico para aprender sobre la salud del corazón. Tener un familiar con enfermedad cardíaca aumenta el riesgo, y más aún si el familiar es un padre o un hermano.

Eso significa que debes concentrarte en los factores de riesgo que puedes controlar manteniendo un peso saludable, haciendo ejercicio regularmente, no fumando y comiendo de manera más saludable.

Además, mantén informado a tu médico sobre cualquier problema cardíaco que pueda conocer en su familia.

  • Domina tu estrés. El estrés a largo plazo provoca un aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial que puede dañar las paredes arteriales.

Aprender técnicas para controlar el estrés no solo beneficia a tu cuerpo, sino también a tu calidad de vida. Prueba ejercicios de respiración profunda y encuentra tiempo cada día para hacer algo que disfrutes.

Infartos causa de muerte
Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares o trastornos del corazón son la mayor causa de muerte en el mundo.

 

En tus 40s:

Si la salud del corazón no ha sido una prioridad, no te preocupe. Las decisiones saludables que tomes ahora pueden fortalecer su corazón a largo plazo. Comprende el por qué necesitas hacer un cambio de estilo de vida y ten la confianza para hacerlo. Luego, aborda uno a la vez. “Cada éxito te hace más confiado para asumir el siguiente“, dijo Stein, un voluntario de la American Heart Association.

  • Cuida tu peso. Es posible que notes que tu metabolismo se ralentiza a los 40 años. Pero puedes evitar el aumento de peso siguiendo una dieta saludable para el corazón y haciendo mucho ejercicio. El truco es encontrar una rutina de ejercicios que disfrutes.
  • Haz revisar tu nivel de azúcar en la sangre. Además de los controles de presión arterial y otros exámenes de salud del corazón, debes realizarte una prueba de glucosa en sangre en ayunas antes de los 45 años.

Esta primera prueba sirve como referencia para futuras pruebas, que debe realizarse cada tres años. Las pruebas se pueden realizar antes o con mayor frecuencia si tiene sobrepeso, es diabético o tiene riesgo de convertirse en diabético.

 

  • Escucha las quejas de tu pareja sobre tus ronquidos. Uno de cada cinco adultos tiene al menos apnea del sueño leve, una condición que causa pausas en la respiración durante el sueño. Si no se trata adecuadamente, la apnea del sueño puede contribuir a la presión arterial alta, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

 

 

En tus 50s:

A diferencia de la aparición de arrugas y canas, lo que no puedes ver a medida que envejeces es el impacto que el envejecimiento tiene en su corazón. Así que a partir de los años 50, debes tomar medidas adicionales.

  • Come una dieta saludable. Es fácil caer en algunos hábitos alimenticios poco saludables, así que replantea tus hábitos alimenticios comiendo muchas frutas y verduras, granos enteros ricos en fibra, pescado (preferiblemente pescado graso, al menos dos veces por semana), nueces, legumbres y semillas e intenta comer algunas comidas sin carne.
  • Conoce las señales de advertencia de un ataque al corazón y un derrame cerebral. Ahora es el momento de conocer los síntomas.

No todas las personas experimentan entumecimiento repentino con un derrame cerebral o dolor severo en el pecho con un ataque cardíaco. Y los síntomas de ataque cardíaco en las mujeres pueden ser diferentes a los de los hombres.

  • Sigue tu plan de tratamiento. A estas alturas, es posible que le hayan diagnosticado presión arterial alta, colesterol alto, diabetes u otras afecciones que aumentan tu riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular. Por eso, reduce ese riesgo siguiendo el plan de tratamiento recetado, incluidos los medicamentos y los cambios en el estilo de vida y la dieta.

 

En tus 60s +: 

Con la edad viene un mayor riesgo de sufrir de infartosenfermedades del corazón. Tu presión arterial, colesterol y otros números relacionados con el corazón tienden a aumentar. Observar sus números de cerca y manejar cualquier problema de salud que surja, junto con la alimentación saludable y el ejercicio requeridos, puede ayudarte a vivir más y mejor.

  • Tener una prueba índice tobillo-brazo. A partir de los 60 años, es una buena idea realizar una prueba de índice tobillo-brazo como parte de un examen físico.

La prueba evalúa los pulsos en los pies para ayudar a diagnosticar la enfermedad de la arteria periférica (PAD, por sus siglas en inglés), una enfermedad cardiovascular menos conocida en la cual se acumula placa en las arterias de la pierna.

  • Cuida tu peso. Tu cuerpo necesita menos calorías a medida que envejece. El exceso de peso hace que tu corazón trabaje más y aumente el riesgo de enfermedades cardíacas, infartospresión arterial alta, diabetes y colesterol alto. Hacer ejercicio con regularidad y comer porciones más pequeñas de alimentos ricos en nutrientes puede ayudarte a mantener un peso saludable.
  • Conoce las señales de advertencia de los infartos o ataques al corazón y de los derrames cerebrales. Los síntomas de los infartos en las mujeres pueden ser diferentes a los de los hombres. Saber cuándo está teniendo un ataque cardíaco o un derrame cerebral significa que es más probable que obtengas ayuda inmediata. El tratamiento rápido puede salvar tu vida y prevenir una discapacidad grave.

 

 

Nunca es tarde para que empieces a cuidar tu salud cardiovascular. Sin embargo si desde temprana edad adoptas buenos estilos de vida, los riesgos de sufrir alguna enfermedad en tu corazón, serán menores. No tienes que esperar a que tu cuerpo de alarme de deficiencias, evítalas, cuídate y vive sano.

Si consideras que no has llevado una vida con buenos hábitos que pueda afectar la salud de tu corazón, consulta con los profesionales: ¡Consulta con nosotros! Seguro te vamos a ayudar. Gehnios, Tu salud. Tu elección.