fbpx
virus del amor

Déjate contagiar por el virus del amor

Evidentemente si has comenzado a leer estas líneas es porque crees en el amor o aún sigues teniendo esperanza en el.   Bueno queremos que disfrutes este artículo que por nuestra parte esta hecho con mucho amor.

Febrero es un mes donde los globos de corazones, rosas, chocolates y peluches tienen una particular participación, sobre todo el 14 de Febrero, día de San Valentín. Aunque sabemos bien que no en todos los países se celebra en esta fecha, sin embargo los que creemos en el amor aprovechamos para celebrarlo igual.

San Valentín tiene celebraciones con razones católicas y con razones laicas. Muchos lo celebramos sencillamente pensando en manifestar o reiterar el amor que tenemos hacía otra persona, solo tenemos en mente a un ángel tipo cupido flechando por doquier corazones.

 

cupido

Si en algún momento has dado tu corazón a otra persona, eres consciente de que algo cambia contigo, con tu cuerpo, manera de actuar y de pensar. Los síntomas son diferentes en cada persona pero eso tiene una explicación y vamos a contarlo.

¿Te ha pasado esto?

Estas en una reunión social o en un restaurante y pasas cerca de una persona sientes que tienes que girar la cabeza, le miras, enseguida te atrae y de repente sientes que se te eriza la piel, se te acelera el corazón, te ruborizas y sientes un vacío en el estómago, ¿ podría ser el virus del amor?, ¿todas tus respuestas han sido un si rotundo?

Bueno, pues es un buen indicio para que continúes aquí y te explicamos las razones desde el punto de vista médico del por qué de la cascada hormonal que produce estas sensaciones. Esta es la explicación que da nuestro Director Médico – Wilington Cepeda.

Primera pregunta común: ¿el amor es ciego?…..en verdad si.

Constantemente los receptores olfativos de nuestro órgano vomeronasal reciben diferentes mezclas de feromonas hasta el momento en que nos encontramos con la combinación adecuada y este nos hace girar la cabeza en búsqueda de la fuente que llamó nuestra atención.

 

Choques eléctricos

Al contacto visual se produce una descarga eléctrica en algunas áreas del cerebro vinculadas a ese estado, y se libera la feniletilamina (de la familia de las anfetaminas y que encontramos en los chocolates), un compuesto orgánico que inunda nuestro cerebro cuando estamos junto a la persona que nos gusta, liberando de forma inmediata dopamina ,la cual cambia la excitabilidad de las neuronas.

Taquicardia

Nuestro corazón late con más fuerza, nuestra motivación aumenta,  nos invade el nerviosismo. Entre más  dopamina se libera más se activa nuestro sistema límbico y se inhibe nuestra corteza prefrontal la cual es la encargada del racionamiento, por tanto nos volvemos ilógicos y poco reflexivos. Al mismo tiempo se libera adrenalina la cual aumenta el ritmo respiratorio,  aumenta la frecuencia cardiaca, dilata las pupilas, redistribuye el flujo sanguíneo de nuestro cuerpo frenando el movimiento de los intestinos, ¡taraaaaaaa! estas son las famosas mariposas que sentimos.  Puede producir temblores, sudoración, ansiedad y nos prepara para acercarnos o simplemente huir de la persona que produce tal excitación neuronal.

 

¿Impresionante, cierto? …. pero esto sigue,

Relax y deseo sexual

Cuando somos correspondidos se libera serotonina la cual es responsable de la sensación de bienestar, genera optimismo, buen humor, sociabilidad y es conocida por representar un papel importante en la inhibición de la ira y la agresión, por eso bajamos la guardia cuando estamos en el proceso de enamoramiento; la progesterona aumenta sus niveles y actúa como desinhibidor sexual.

La testosterona se aumenta tanto en hombres como en mujeres elevando el deseo sexual; al contacto con las manos, un abrazo, un beso y durante las relaciones sexuales se libera oxitocina la cual aumenta los lasos de unión, en cantidades elevadas nos hace fieles y hace que protejamos a nuestra pareja lo que despierta nuestros celos.

 

En conjunto durante estas explosiones neuro humorales se aumentan los niveles de endorfinas y encefalinas, los impulsos de dolor disminuyen así como el estrés, se fortalece nuestro sistema inmune, disminuimos los impulsos de ira, nos sentimos más confiados, se mejora nuestra autoestima, somos más protectores y se robustece nuestra salud, por lo tanto déjate invadir por el virus del amor.

Ahora ya puedes decirle a tu pareja que sus feromonas estimulan la cascada química del amor y que no solo es febrero el mes para celebrar sino todos los meses del año.